Los montes de la Sultana del Norte

Si hay algo que sirva para hacer referencia al terreno de Monterrey, sólo haría falta mencionar las montañas. Con más de 10 elevaciones, esta ciudad se distingue por su gran abundancia de elevaciones. Por ello, te hablamos de las principales., para que reserves uno de los hoteles en Monterrey en http://www.fiestamericana.com/viaja/hoteles-en-monterrey.html.

Cerro de la Silla

El Cerro de la Silla es uno de los cerros de Monterrey que están protegidos por decreto presidencial. Se asignó su nombre en el siglo dieciséis, cuando los primeros exploradores llegaron a la zona y se dieron cuenta de la similitud que tenía la formación rocosa con las sillas de caballo. Este cerro está conformado por cuatro picos principales: la Virgen, Norte, Sur y Antena. No es difícil ver a excursionistas realizando recorridos por esta zona, intentando llegar a diferentes puntos, siendo el Norte el más elevado, poseyendo una altura total de 1,820 metros. Todo un desafío para aventureros.

Sierra Madre Oriental

Algunas de las mejores bellezas de la naturaleza se encuentran en la Sierra Madre Oriental de Monterrey. Proveniente desde Estados Unidos, desciende y atraviesa seis entidades, pasando por Nuevo León y dejando algunos de los parques naturales de México más magnificentes. En las mesetas de esta cadena montañosa se ubican Chipinque y Cumbres, que es el parque nacional más extenso del país, pero también se pueden encontrar algunos atractivos como la Cascada de Chipitín, el Cañón de los Gigantes y Potrero Redondo, donde se llevan a cabo muchas dinámicas ecoturísticas que los foráneos y locales disfrutan en la “M”, como se reconoce a la lejanía esta inmensa falla de Monterrey.

Mitras

Mitras es uno de los cerros que se adjudica a la Sierra Madre Oriental. Está en la frontera entre el municipio denominado como San Pedro y Monterrey. En su vasto territorio se encuentran diferentes especies de plantas y animales, que subsisten con la increíble riqueza natural del sitio. Para los que gustan de la aventura, pueden ascender, pero con precaución, ya que es considerada una de las más difíciles para ascender en el país. Sin embargo, el desafío es algo de lo que más deleita a los deportistas que la visitan. Y claro, las bellezas naturales que existen es otra motivación, pues algunos lugares como la cueva de los cristales, un lugar milenario que se ha ido constituyendo de forma que se crearon cristales de grandes proporciones, y formas inigualables.

Desafortunadamente, y como mencionamos antes, lo peor de estos ambientes también está aquí. Y no es algo del ambiente, es sólo que muchas compañías de cemento han deteriorado severamente estos territorios.

Cerro del Obispado

Todos los lugares tienen sus historias, especialmente aquéllos que existen desde tiempos muy remotos. Por ejemplo, el Cerro del Obispado obtuvo su nombre por una residencia episcopal que se estableció en la zona. Así, antes de ese nombre tuvo otros derivados por lo que acontecía en ese momento. Sin embargo, retomando el nombre actual, existe una historia que cuenta que, dentro del palacio episcopal, existe un túnel que es capaz de unir el centro de la ciudad, específicamente la catedral, con ese recinto, de forma que fuera fácil la huida en caso de eventualidades.