René Escobar, formando una familia con fortaleza

Para René Escobar, en la familia es donde aprendemos a relacionarnos con otros y a tomar nuestro lugar en el mundo. Adoptamos reglas, y formamos nuestro propio sistema de creencias y valores.

La importancia de la familia es esencial para la sociedad; es el grupo primario del ser humano, del que se aprenden todas las habilidades de convivencia, comportamientos y valores que se desarrollarán por el resto de la vida.

Para René Escobar, la integridad y los valores familiares son esenciales para la vida profesional y cotidiana. La vida profesional y adulta es sólo el reflejo de lo que se ha aprendido a lo largo del desarrollo particular.

No es poco decir, viniendo de uno de los empresarios más virtuosos de la Ciudad de México, que ha llevado a su empresa a posicionarse entre las cinco mejores de su ramo. Además, cabe mencionar que René Escobar mantiene una vida equilibrada entre sus hobbies deportivos, su empresa y una familia de intrínsecos lazos.

René tuvo la fortuna de crecer en una familia en la que nunca faltó nada, pero con la suficiente exigencia para formar su carácter, lo que recuerda como una parte fundamental de su aprendizaje: “si quería algo, tenía que luchar duro para conseguirlo”. De hecho, René asegura que eso fue clave en su formación para la vida adulta y profesional, pues se convirtió en un hombre de retos y de metas claras.

La familia de René Escobar

La familia de René Escobar siempre fue muy unida. En ella, el fiscalista aprendió que saber compartir, ser bondadoso, honesto y solidario, era lo más importante en la vida. “Mis padres siempre me inculcaron que apoyara a mis hermanos, por encima de cualquier otra cosa”, una fuerte responsabilidad, especialmente siendo el mayor.

Ciertamente, la grandeza empieza desde el seno familiar, pero para ello también es importante saber rodearse de las personas correctas, de modo que enriquezcan el camino personal y profesional. Asimismo, encontrar la inspiración en ciertos personajes determina gran parte de nuestra personalidad, pues aquello que más admiramos de alguien es lo que deseamos imitar, por lo que también es necesario seleccionar el tipo de seres humanos que queremos seguir.

Pero sobre todas las cosas, se debe predicar con el ejemplo, especialmente estando en un puesto de mando como René Escobar. Por eso para él es importante no sólo cuidar a su familia y seres queridos, sino también ser inclusivo con sus colegas y empleados. “Quiero que mis colegas y empleados se sientan cerca de mí a mí; no quiero que me vean como un jefe inalcanzable. Somos familia”, comenta.

Todas estas enseñanzas, claro, se aprendan con la vida. Y eso mismo intenta René transmitir a sus cuatro hijos. Nunca les da todo lo que necesitan. La base de la educación en su hogar son la humildad y los valores, pues en un futuro, desea que ellos también se conviertan en ciudadanos comprometidos con la sociedad.