Deportes extremos llenos de adrenalina slacklining

Convencida de que necesito hacer ejercicio, comencé a buscar uno de los deportes extremos que me pudiera dar adrenalina sin que yo tuviera que sufrir demasiado cuando lo tuviera que practicar. Al inicio, fue difícil pensar en algo así, porque la mayoría está relacionado con los peligros que no me quiero enfrentar, al menos de golpe. Pensé por un momento en el surf, pero como descubrí que tampoco tengo mucha habilidad en ello, seguí buscando, hasta que encontré justamente el que necesitaba.
lDeportes extremos llenos de adrenalina slacklining

El slacklining es un deporte muy novedoso, dentro de la historia de los deportes, que se generó en las montañas de California en los años 70 y principios de los 80. Había unas correas de nylon que se estiraban un poco y las colocaban entre dos rocas, de forma que practicaban su equilibrio mientras no escalaban. Poco a poco lo fueron perfeccionando, hasta que se convirtió en el deporte que conocemos hoy en día.

Puede que en tu mente esté pasando la cuerda floja, pues es un deporte muy parecido y, a decir verdad, al inicio yo creía que eran lo mismo, pero el slacklining tiene una diferencia muy importante con su primo: es una cuerda dinámica, que cambia de forma mientras das pasos sobre ellas. De igual forma, una cuerda floja es sólo un pedazo de metal firme que casi no cede ante el peso de quien camina encima de él. Los músculos y el entrenamiento requeridos para el slackline son muy diferentes a los que caminan por la cuerda. Además, el factor de que la cuerda sea completamente plana facilita que se realicen trucos sobre ella, pero añadiéndole un toque mayor de peligro que otros no suelen considerar.

De hecho, hay varios tipos de correas en el slackline, que se ajustan y se acomodan diferente para los propósitos que se tenga en cada momento y el objetivo de entrenamiento que tenga quien la acomoda. Por ejemplo, quien rompió el record del mundo de practicar slackline en el punto más alto hasta la fecha, Christian Schou, debió elegir la cuerda correcta para poder caminar un buen trecho a una altura de un kilómetro, lo que podría ser como tres torres Eiffel colocadas una encima de la otra.

El Slackline es un deporte extremo que se clasifica en tres tipos diferentes. El primero es el longline, que consiste en líneas inestables para caminarla a lo largo. Mientras más lejos se camine, mejor, pues ese es el propósito de la clasificación. El segundo es el Highline que se trata de caminar sobre puntos muy elevados. En este tipo debes tener una gran calma mental, ya que la exposición a tanta altura puede desconcentrarte fuertemente, y ponerte nervioso a pesar de que tengas un arnés para prevenir tus caídas.

En tercer lugar, se encuentra una llamada Trickline, que como dice su nombre, trata de que los practicantes realicen piruetas sobre la cuerda. Este tipo de cuerdas suelen ser más anchas, aunque tampoco tanto, pero lo suficiente para que se pueda maniobrar con mayor facilidad por los deportistas.

La ventaja que tiene este deporte es que puedes comenzar a practicarlo con alturas que no involucran un verdadero peligro, así que no hay nada que te pueda causar verdaderamente daño hasta que lo practiques más en serio. De hecho, es recomendable que practiques yoga para que tu equilibrio mejore, además de que los movimientos que se realizan, entre cambios de posturas, pueden ser bastantes parecidos entre sí.

¿Qué te parece mi idea? Suena super padre, ¿no? Comenzaré pronto a hacer y ya les diré un poco más de la mejor forma en que lo puedes practicar para que no te lastimes.